jueves, 25 de octubre de 2012

Downshifting (/daʊnʃɪftɪɳ/)


Literalmente significa “bajar la marcha”, “cambiar a una marcha inferior” o “poner una marcha más corta”, pero suele utilizarse también en el mundo sociolaboral como sinónimo de “ralentizar” referido a “adoptar un modo de vida más modesto” o “simplificar la vida reduciendo el materialismo”, es decir, llevar una vida más simple para escapar del materialismo obsesivo y reducir la tensión del día a día, encontrando el adecuado equilibrio entre el ocio y el trabajo, centrándose más en la realización personal y en las relaciones humanas que en el consumismo y el éxito económico. La filosofía de este movimiento, surgido (por lo menos en lo que a su denominación se refiere) a finales de los años ochenta en los EE. UU., podría resumirse en el lema (perdón, eslogan) «trabajar menos para vivir más»; por aquel entonces, muchos ejecutivos renunciaron a sus altos cargos y aceptaron puestos más bajos en el organigrama de sus empresas para poder dedicarse más tiempo a sí mismos y a sus familias y amistades.

No hay comentarios: