martes, 25 de septiembre de 2012

Mailing (/'meɪlɪɳ/)


¡Anda que son ganas de complicarse la vida! Luego pasa que alguien le comenta a un angloparlante algo de un “mailin” (en lugar de /'meɪlɪɳ/) y no sabe de lo que está hablando. ¡Si es que nos obsesionamos con el espanglish y ni siquiera conseguimos hacernos entender en inglés! ¡Que no hemos progresado nada desde que el gran Alfredo Landa ligaba con las suecas en la playa! Por no hablar del propio castellano, que cada día lo hablamos peor. ¿Para qué meternos en camisas de once varas (o “balas”, como se oye últimamente por ahí) con “mailing” si tenemos palabras tan sencillas como “envío [postal]”, “correo directo” o “buzoneo”?
Tres cuartos de lo mismo ocurre con “mailing list” (“lista de envío”, “fichero de direcciones”, “fichero comercial” o “directorio [postal]”, en función del contexto concreto en el que se esté empleando), con el añadido de que en España suele utilizarse el término “mailing” a secas para referirse realmente a “mailing list” («te incluyo en nuestro “mailing”», «a partir de ahora estarás en nuestro “mailing”», «tenemos un “mailing” de 170 personas e instituciones»).

No hay comentarios: