miércoles, 29 de agosto de 2012

Loft (/lɒft/)


Aunque normalmente se utiliza para referirse a un “desván” o a un “altillo”, también se trata de un tipo de “apartamento” o “galería” caracterizado por las pocas divisiones, las grandes ventanas y la luminosidad; y es aquí cuando babean y se afilan los colmillos los pedantes de turno, sobre todo si se enteran de que el origen de este uso (que no del vocablo) tiene su origen en los barrios de Tribeca y Soho de Nueva York en los años cincuenta (perdón, fifties), cuando comenzaron a aprovecharse fábricas y almacenes en desuso para utilizarlos como viviendas, restaurantes, tiendas, estudios o galerías de arte. Lo mismo podría decirse del término penthouse (/'penthaʊs/), que algunos prefieren utilizar antes que “ático”.
Nota curiosa sobre el origen de los nombres de algunos barrios de Nueva York: mientras que el Soho londinense se denomina así por el antiguo grito «Soho!», típico en la caza del conejo en la campiña inglesa, el neoyorquino tiene un origen más prosaico, ya que es simplemente el acrónimo de “south of Houston Street” (al sur de la calle Houston). Otros casos parecidos de la isla de Manhattan son “Noho” (“north of Houston Street”, es decir, al norte de la calle Houston), “Tribeca” (“triangle below Canal Street” —triángulo debajo de la calle Canal—), “Nolita” (“north of Little Italy” —al norte de Little Italy—) o, ya en Brooklyn, “Dumbo” (“down under the Manhattan Bridge overpass” —bajo el paso elevado del puente Manhattan—).

No hay comentarios: