viernes, 20 de abril de 2012

Know-how (/'nəʊhaʊ/)


Lo mismo que “saber hacer”, “habilidad[es]”, “destreza[s]” o “pericia” (‘conjunto de conocimientos y técnicas acumulados, que permite desarrollar con eficacia una actividad en el ámbito artístico, científico o empresarial’), pero añadiéndole toda la superficialidad y pedantería que caracteriza al mundo empresarial de hoy en día. Para rizar el rizo, también hay quien, presumiendo de defensor del castellano, evita a toda costa la utilización de este vocablo, prefiriendo algo más rimbombante como “saber cómo”, “transferencia de tecnología” e incluso el galicismo “savoir faire” (/savwarfƐr/) que, en realidad, se refiere más bien a “tacto” o “mano izquierda”.
Las locuciones reseñadas más arriba pueden alternarse con otras como “experiencia”, “conocimientos” (en plural) o “conocimientos técnicos” (como traducción de “technical know-how”) como recurso de enriquecimiento léxico para evitar redundancias —si el concepto se repite— o ambigüedades —en contextos en los que “saber hacer” pueda interpretarse en su acepción de ‘habilidad para desenvolverse con tacto en cualquier situación’—.

No hay comentarios: