jueves, 16 de febrero de 2012

Recortar


El verbo “recortar” (y el sustantivo derivado de este, “recorte”), se encuentra en los medios de comunicación como término comodín cuando se quiere dar la idea de “reducción” o “disminución” de algo, ya sea material o inmaterial, como en los siguientes ejemplos: «Medio Ambiente “recorta” un 40 % el agua para regar», «“recorte” de un parque público para favorecer una urbanización ilegal» o «Chrysler anuncia un “recorte” masivo de la plantilla».
Esta forma no es incorrecta, pues uno de sus significados es ‘disminuir o hacer más pequeño algo material o inmaterial’. El problema surge cuando siempre recurrimos a dicho verbo, lo cual supone un importante empobrecimiento en el uso del léxico de nuestra lengua, ya que desplazamos a otros verbos sinónimos como “disminuir”, “reducir”, “aminorar”, “menguar”, “limitar”, etc. que, según el contexto, serían más precisos que “recortar”.
Así, en los ejemplos citados, lo adecuado habría sido escribir: «Medio Ambiente “disminuye” un 40 % el volumen de agua para regar», «“menguan/limitan” la extensión de un parque público para favorecer una urbanización ilegal» o «Chrysler anuncia una “reducción” masiva de la plantilla».
Por otra parte, en ocasiones, el complemento que se añade al “recorte” no es apropiado, por lo que no es correcto decir «“recortes” de CO2» sino «“recortes” de emisiones de CO2», ya que lo que se recortan son las emisiones de CO2 y no el gas en sí.

No hay comentarios: