sábado, 3 de diciembre de 2011

Computadoras insoportables (Xosé Castro Roig)

 

Si se dieran premios a las mejores burradas, uno lo tendría que llevar la empresa que decidió crear un departamento de “Soporte al cliente”, traducción macarrónica de customer support, es decir, de ‘asistencia o servicio al cliente’.
Pero al hilo de esta confusión tan nimia (estremece pensar que una palabra tan sencilla de traducir como support cause tanto revuelo; ¡qué será de las expresiones realmente complicadas!), recuerdo ahora la anécdota de mi padre y su flamante PC. Hace un año, más o menos, me telefoneó para decirme que se había comprado una computadora nueva con tantos megabytes de RAM, tantos de disco duro, etcétera.
—Y además, me regalan una peana para el teléfono —terminó diciendo.
—¿Una peana? —pregunté francamente extrañado.
—O un colgador; no lo sé exactamente, tengo que llamarlos para que me lo aclaren.
—Pero... ¿qué te dijeron exactamente?
—Pues que el precio de la computadora incluye soporte telefónico.
No deja de hacerme gracia que un comercio se ufane de tener “asistencia técnica por teléfono” y la denomine soporte telefónico (siempre será mejor que línea caliente, que de todo hay...). Una decepción para mi padre, que se veía muy contento con algún tipo de soporte para su teléfono, pero que trocó en alegría al saber que era asistencia telefónica gratuita durante unos meses; más valiosa sin duda.
Del mismo modo, el verbo support se traduce muchas veces mal en informática y textos técnicos cuando significa ‘admitir’ o ‘aceptar’ o equivale a ‘puede operar con’ o ‘puede funcionar con’. Oso decir que, si hubiera que hacer una regla, sería esta: «casi nunca equivale a ‘soporte’ o ‘soportar’». Si algunos traductores la siguieran, sus textos ganarían en precisión. Si no, siempre podría dar lugar a expresiones tan curiosas como la que vi en las instrucciones de una agenda electrónica:
Esta agenda organizadora no soporta Windows.

No hay comentarios: