martes, 8 de noviembre de 2011

Hat-trick (/'hættrɪk/)


Término típico del mundo de la magia, referido a los trucos realizados con un sombrero del que se extraen típicamente conejos u otros animales u objetos, posteriormente adaptado al deporte del críquet, donde se premiaba con un sombrero o una gorra al lanzador que conseguía la hazaña de lograr tres “wickets” /wɪkət/ (‘lanzamientos a las tres estacas situadas detrás del bateador para derribar uno de los dos travesaños ubicados en su parte superior, tras lo cual el jugador queda eliminado y es reemplazado por otro’) de manera consecutiva, y finalmente apropiado por otros muchos deportes para referirse al “triplete” o “tripleta” (marcar tres tantos en un solo encuentro o conseguir tres victorias consecutivas): marcar tres goles en un partido (balompié), hacer tres ensayos en un mismo partido (rugby), conseguir tres home runs (béisbol), clavar los tres dados en el centro en la misma ronda (dardos), ganar la carrera saliendo desde la primera posición de la parrilla de salida y tras conseguir la “vuelta rápida” (en automovilismo, confusa expresión para referirse a la “vuelta más rápida” —“fastest lap” en inglés— o “mejor vuelta”, puesto que “rápidas” son todas las vueltas o deberían serlo), etc.
Si algún periodista deportivo leyendo esto, les aclaro que me estoy refiriendo a lo que ellos denominan “hard-trick”.

No hay comentarios: