miércoles, 13 de julio de 2011

Email (/'ɪ:meɪl/)


Forma abreviada del inglés “electronic mail”: ‘sistema de transmisión de mensajes o ficheros de un terminal a otro a través de redes informáticas’, ‘dirección para la recepción de mensajes enviados mediante este sistema’ y ‘mensaje virtual enviado a través de la red computacional de Internet’. Su uso —así como el del engendro “imeil”— es innecesario, por existir alternativas en español en todos estos casos. La más frecuente es el calco “correo electrónico” o “c. e.”, válido para todos los sentidos señalados. Para referirse a la dirección, pueden emplearse también las expresiones “dirección electrónica”, “dirección de correo electrónico” o “buzón electrónico”; y, para el mensaje, “mensaje electrónico”. Resulta inadmisible la adopción del recurso inglés consistente en utilizar una “e” (abreviatura extrema de “electronic”) a modo de sufijo o prefijo en español (“correo-e”).
En el lenguaje coloquial también se utilizan los términos “emilio” e “ismael” para designar los mensajes de correo electrónico, así como, según el poco fiable Ilán Stavans, “mailito”, “manuelito”, “emanuel”, “ema” e incluso “webazo” (la versión “esmalte” que vemos en la imagen parece ser la conjunción de un error al teclear —“nail” en lugar de “mail”— más un corrector automático). También existe “correl”, castellanización del francocanadiense “courriel”. Asimismo, por desgracia, se han creado los verbos “mailear”, “emailear” e “imeilear” (como calcos de los verbos ingleses equivalentes) y “emiliar” (como extensión de “emilio”), en sustitución de alternativas tan sencillas como “enviar (por correo electrónico)” o “mandar (por correo electrónico)”.
Por otro lado, conviene recordar que “mail” (/meɪl/) en inglés es simplemente “correo” (lo que el cartero deja en el buzón) o “enviar por correo”, sin ninguna connotación relativa a la informática, por lo que expresiones como «te lo mando por “mail”» o «envíame un “mail”» son completamente absurdas.

No hay comentarios: