jueves, 2 de junio de 2011

Friki / friqui


Curioso caso en el que un adjetivo en su idioma original (“freaky” /'fri:kɪ/: “peculiar”, “extraño”, “raro”, “estrafalario”, “excéntrico”, “extravagante”, “disparatado”; o también “freak” /frɪ:k/: “anómalo”, “anormal”, “inesperado”, “estrafalario”, “insólito”) pasa a ser un sustantivo en el nuestro.
Aunque tradicionalmente los préstamos que tienen una ka se han adaptado cambiando esta letra a ce o cu, la actual Ortografía prefiere conservarla si ya es un uso asentado tomado de la palabra original, por lo que la RAE recomienda la grafía “friki”.
También escrito “freake”, “freaquie” y de muchas otras inverosímiles maneras, se trata de un término muy de moda, utilizado hasta la saciedad en televisión (y por ende, por sus televidentes “friki”) para referirse a personas de apariencia o comportamiento fuera de lo habitual, obsesionadas por un tema o afición en concreto (informática, videojuegos, tebeos, etc.) en el que se le consideran fanáticos, llegando hasta el punto de convertirlo en un estilo de vida (es decir, que yo soy un “friqui” de la lengua castellana).
Curiosamente (aunque es un hecho frecuente), este uso no es el mismo en el inglés original: para el “friqui” patrio, ellos dicen “geek” /gɪ:k/ o “freak” (no “freakie”), aunque también tienen su versión “Tex-Mex” friquiar (“asombrarse”, de “to freak out”).

No hay comentarios: