miércoles, 20 de octubre de 2010

¿Ecológico, orgánico o biológico?



En los últimos años están proliferando cada vez más los alimentos denominados “ecológicos”, “orgánicos” o “biológicos”. En la Unión Europea, las denominaciones “orgánico”, “ecológico” y “biológico” para los productos agrícolas y ganaderos destinados a la alimentación humana o animal se consideran sinónimos y su uso está protegido y regulado por los Reglamentos Comunitarios 834/2007 y 889/2008. Los prefijos eco– y bio– también están protegidos y regulados en todos los idiomas de la Unión. Según dónde nos encontremos, podemos oír una de estas tres denominaciones, pero no son del todo equivalentes entre sí, por lo menos en lo que se refiere al (perdón, a nivel de) lenguaje. En cada país hay costumbre de usar uno u otro término. Por ejemplo, en España está más extendido el uso de “ecológico”, en Portugal y Francia se usa más el término “biológico” (en francés “biologique” /bjƆlƆƷik/), mientras que en el Reino Unido se utiliza más orgánico (“organic” /ɔ:(r)'gænɪk/ en inglés).



Empezando por el diccionario, vemos que una sustancia “orgánica” es aquella que ‘tiene como componente constante el carbono, en combinación con otros elementos, principalmente hidrógeno, oxígeno y nitrógeno’. Así, un abono orgánico (humus, estiércol, guano, compost) es un fertilizante que proviene de restos animales o sustancias vegetales, es decir, que no se fabrica por medios industriales por medio de aditivos químicos o artificiales, con lo que protege el suelo y necesita menos energía para su fabricación; luego un alimento orgánico será aquel procedente de tales cultivos, es decir, un producto agrícola obtenido mediante un proceso saludable y sin daños al medio ambiente, no expuesto a pesticidas, herbicidas, abonos, semillas genéticamente modificadas u otros ingredientes artificiales, interfiriendo lo menos posible en el medio ambiente, utilizando los recursos de forma racional y buscando la sostenibilidad. ¿Hasta qué punto estos conceptos limitan la definición de “orgánico” a los productos agrícolas, excluyendo a los ganaderos?



El término “ecológico”, proviene de “ecología” (‘defensa y protección de la naturaleza y del medio ambiente’), de tal modo que podría decirse que este término incluye el concepto de “orgánico” más una connotación de protección de la naturaleza, con lo que abarcaría la cría de animales no tratados con hormonas ni antibióticos y criados en condiciones más humanas y naturales, la forma tradicional de criar animales, sin alimentarlos con derivados de otros animales.



Finalmente, “biológico” proviene de “biología” (‘ciencia que trata de los seres vivos considerando su estructura, funcionamiento, evolución, distribución y relaciones’), por lo que en este caso me resulta más difícil encuadrar este término dentro de los conceptos anteriores. Independientemente de los métodos utilizados, nuestros productos agrícolas y ganaderos van a seguir siendo “biológicos” (por el momento).

No hay comentarios: