martes, 26 de octubre de 2010

Despiadado



El amigo Greg Grisham, de Investigar 11S, me da más trabajo que informáticos, periodistas deportivos y ejecutivos agresivos todos juntos. En esta ocasión, en un derroche de imaginación, nos regala la frase “su renuncia en favor de su hijo Uday, tan despiadado por los Iraquíes”, a la cual se le pueden dar dos sentidos: uno manteniendo la mala traducción, pero cambiando de preposición (“con” en vez de “por”), y otro corrigiendo la traducción, en la cual este señor, inexplicablemente, ha traducido “despised” (“despreciado”, “menospreciado”) por “despiadado” (“ruthless”, “heartless”, “merciless”).

No hay comentarios: