lunes, 20 de septiembre de 2010

Draft (/drɑ:ft/)



Entre muchos otros significados (“corriente de aire”, “borrador”, etc.), “draft” significa “llamamiento a filas” o, como verbo, “reclutar” (“draftear”, si uno lee El País). Es por eso que en el ámbito de (perdón, a nivel de) los deportes se utiliza también para referirse al proceso de “ronda selectiva” utilizado (normalmente en los países anglosajones) para asignar jugadores, provenientes de las ligas universitarias o de otras ligas menores, entre los distintos equipos deportivos por el sistema de turnos.
También existe el término “drafing”, probablemente derivado del concepto de “corriente de aire”, utilizado en deportes como atletismo, triatlón, ciclismo, natación o automovilismo para designar el hecho de “correr a rebufo”, “pegarse a rueda” para evitar la succión del viento o reducir la resistencia del aire, o “nadar a estela”.
Está claro que tanto barbarismo innecesario es perjudicial para la salud mental, tal como demuestra el autor de esta reseña sobre el duatlón de Torrelavega, que no solo se olvida de poner las tildes donde mandan los cánones y se decanta por el uso británico del sistema de separadores de miles y decimales en detrimento del nuestro, sino que en su empeño por evitar el uso del castellano escribe “draff” en vez de “draft”, quizá debido a los efectos de demasiadas cervezas “Duff” en su organismo.

No hay comentarios: