jueves, 1 de julio de 2010

Emprendizaje



Complicadísimo palabro el que ha pergeñado un tal Javier Fernández Aguado, de MindValue (¡no le iba a poner un nombre en castellano a la empresa, no!) Todo indica que es una personalísima traducción del inglés “entrepreneurship” (/ˌɒntrəprə'nɜ:(r)ʃɪp/), es decir, “emprendimiento”, “espíritu emprendedor” o “espíritu empresarial” (‘ímpetu por iniciar algo, en sentido empresarial’, ‘acción y efecto de emprender (acometer una obra)’, ‘cualidad de emprendedor’).
A tenor de su creciente popularidad, no tardará en sustituir a sus anticuados y desfasados equivalentes castellanos, aunque también se están poniendo de moda otras versiones aún más rebuscadas como “emprendurismo”, “emprendedurismo”, “emprendeduría” o “emprendedorismo”.

No hay comentarios: