lunes, 19 de abril de 2010

Driblar / Driblear



Calcos del inglés “to dribble” (/ˈdrɪbl/) que, además de “babear”, que es lo que todavía hacen los que se empeñan en utilizar estos palabros, significa “regatear” (‘esquivar a un contrario al mismo tiempo que se avanza con el balón’) o “gambetear” (‘amagar con la intención de engañar al oponente’). También hay quien se pone burro y, empeñado en emular a los ases del balón, dribla que te dribla, se cree capaz de regatear más bazofia inventándose el sustantivo “drible” (“regate”).
Todo lo anterior afecta también a otras voces de la misma familia; así, para referirse al jugador, son preferibles “gambeteador” y “regateador”, en lugar de “driblador” o “dribleador”; para referirse a la acción, “gambeteo” y “regateo”; y para referirse al efecto, “gambeta” y “regate”. Para estos dos últimos sentidos, no deben usarse ni el anglicismo crudo “dribbling” ni intentos de adaptación como “dribling” o “driblin”.

No hay comentarios: