jueves, 4 de febrero de 2010

Delicatesen



Adaptación gráfica propuesta para la voz inglesa “delicatessen” (/delɪkə'tesn/), tomada del plural alemán “delikatessen” (“exquisiteces”, “manjares exquisitos”), derivado del adjetivo “delikat” (“delicioso”, “exquisito”, “delicado”), que pasó al inglés con dos significados: “charcutería” (puede que el primer pionero alemán en abrir un “delikatessen” en los EE. UU. se dedicara sobre todo a esos productos) y “tienda de alimentos selectos” (normalmente para llevar), que terminó derivando en los “delis”, muy populares en Nueva York (aunque algunos son más “selectos” que otros), sobre todo Carnegie (por la película Broadway Danny Rose, de Woody Allen) y Katz’s (el de la famosa escena del fingido orgasmo de Meg Ryan, ante la atónita mirada de Billy Crystal, de Cuando Harry Encontró a Sally), aunque mis mejores experiencias han sido con los establecimientos polacos de Greenpoint, en Brooklyn.
En fin, que sólo era cuestión de tiempo que aquí también adoptáramos la palabra, en nuestro caso referida tanto a los “alimentos selectos” como a la tienda donde se venden, aunque la voz española “exquisiteces” es capaz de suplirlo en la mayoría de los contextos, sin perder de vista que se trata de un plural en origen, por lo que en castellano se usa como sustantivo femenino plural: “unas delicatesen”, salvo cuando designa al ‘establecimiento donde se venden manjares selectos’, caso en el que es un sustantivo de ambos géneros invariable en plural: “el/la delicatesen”, “los/las delicatesen”.

No hay comentarios: