miércoles, 16 de septiembre de 2009

Cheerleader (/'tʃɪəˌli:də(r)/)


Como parece que no somos felices si no imitamos, cual papagayo o chimpancé aburridos, todo lo que vemos en los Estados Unidos, no nos hemos conformado con copiar su costumbre de amenizar los descansos de los partidos de baloncesto con “animadoras” que, pompón en ristre, recuerdan al espectador que no ha pagado el exorbitado precio de la entrada solo para atiborrarse de comida y bebida, sino que también tiene la posibilidad de disfrutar de un gran espectáculo deportivo e incluso animar a su equipo preferido, también hemos considerado oportuno olvidarnos del castellano y pasar a denominar a dichas señoritas “cheerleaders”. Luego nos reímos de los hispanoamericanos cuando las llaman “porristas”, pero quien ríe último ríe mejor, ya que este término está aceptado por el DRAE, mientras que “chilíder” no lo está.

No hay comentarios: