martes, 14 de julio de 2009

Cóctel / coctel



Incluso lo he visto escrito como “coktel” y “cocktel” (claro, que eran foros de internet, que parece que atraen a la flor y nata de los antisistema de la lengua castellana). Según el DPD, la forma llana “cóctel” (plural “cócteles”), que refleja la pronunciación etimológica, es la única usada en España y la preferida en los países del Cono Sur. En el resto de América esta forma alterna con la aguda “coctel”. Son inadmisibles grafías como “coktail”, “coctail” o “coktel”, que no son ni inglesas ni españolas. Por la misma razón no es válido el plural híbrido “cóctels”.
Se trata de una palabra recogida en el DRAE, que lo define como ‘bebida compuesta de una mezcla de licores a la que se añaden por lo común otros ingredientes’, ‘reunión o fiesta donde se toman estas bebidas, generalmente por la tarde’ (acepción que, como indica Félix Rodríguez, de la Universidad de Alicante, «precisa de la palabra “party” si viviéramos en el Reino Unido, pues de lo contrario se entendería que vamos a meternos dentro de una bebida») y ‘mezcla de cosas diversas’, incluyendo sus compuestos “cóctel de mariscos” (parecido a “prawn cocktail” o “cóctel de gambas”) y “cóctel molotov” (lo que algunos usuarios de esos foros de internet lanzan a las tumbas de Cervantes, Góngora y demás retrógrados del lenguaje).
Sin embargo, me surgen varias dudas: ¿qué tiene de malo la palabra castellana “combinado”? Y, en caso de que aborrezcamos cualquier término con tufo a tan opresor idioma, ¿por qué limitarnos a tan pocas acepciones? ¿Por qué no sustituir, por ejemplo, “macedonia” por “cóctel de frutas” (“fruit cocktail”), “mueble-bar” por “armario de cóctel” (“cocktail cabinet”), “vestido de fiesta” por “vestido de cóctel” (“cocktail dress”), etc.?

No hay comentarios: