lunes, 13 de julio de 2009

Coach (/kəʊtʃ/)


Término inglés que significa “entrenador”, “preparador”, “tutor”, “instructor”, “guía” o “profesor particular”; normalmente estos son los términos que utiliza la mayoría en castellano salvo, claro está, a nivel de management, en cuyo caso hay que decir “coach”. Como en todo, siempre hay alguien que eleva la estupidez a límites insospechados, como Miguel Ángel Barroso quien, en la edición de Los domingos de ABC del 4 de octubre de 2009, empeñado a toda costa en evitar las múltiples posibilidades del castellano, hace el ridículo con la siguiente frase: «cenaba y entrenaba con un couch las escenas del día siguiente», confundiendo “coach” con “couch” /kaʊtʃ/ (“diván”, “sofá”, “camilla”), error en el que reincide el 22 de agosto de 2010, cuando aprovecha para demostrar que no tiene ni pajolera idea de lo que significa el palabro en cuestión: «incluye un personal shopper y un “couch” o psicólogo». Con tanta reincidencia, al final consigue provocar el contagio y hasta se convocan cursos prácticos de “couching aplicado al trabajo”, se crea el innecesario verbo “couchear”, se confunde con el caucho (“cauching”) e incluso se añade una erre, como Miriam Subirana en El País Semanal del 5 de febrero de 2012, convirtiéndolo en el verbo francés “coucher” /kuʃe/ (“acostar[se]”, “tender”, “tumbar”, “dormir”).





No hay comentarios: