jueves, 11 de junio de 2009

Chaise-longue (/ʃƐzlÕg/)


Esta es de las que me gustan, pues cumple dos de los requisitos con los que más disfruto: tiene relación con el mundo de la moda (como denim o fashionista) o del diseño (como lobby o minimalista), y además ni siquiera se corresponde con la idea original en la lengua que se pretende imitar. Explico: por muy chic que nos parezcan los franceses, allí “chaise-longue” es simplemente una “tumbona”, “meridiana”, “otomana” o “diván”; por mucho que por aquí nos empeñemos en añadirle glamour y decir que es una ‘butaca de asiento alargado sobre el que se pueden estirar las piernas’. Tema aparte es cómo se ha puesto de moda un tipo de mueble poco estético, nada práctico y que roba gran cantidad de espacio y posibilidades.

No hay comentarios: