jueves, 4 de junio de 2009

Castin


Es curioso que en España digamos “casting” /'kɑ:stɪɳ/ (o su adaptación gráfica “castin”) cuando nos referimos a una “prueba/proceso (de selección)” o “audición”, mientras que en inglés prefieran utilizar “audition” /ɔ:'dɪʃən/ o “tryout” /traɪaʊt/, dejando “casting” para el caso en el que no se realiza tal “prueba” o “audición”, sino que se realiza la “selección” (de actores, bailarines, etc.) “a dedo”, o bien para referirse simplemente al “reparto”.
Evidentemente, con el prestigio que hoy en día tiene el inglés en nuestro país (y el desprestigio que tiene el castellano), un actor que pretenda llegar a algo en el futuro deberá centrarse en los “castings” y dejar de lado la vulgaridad de las “pruebas” y “audiciones”, con las que sólo llegaría a ser un burdo comediante de gira por los pueblos de la España profunda, cual Fernando Fernán Gómez en “El Viaje a Ninguna Parte” (porque hoy en día, si un actor quiere llegar a ser popular, más le vale alejarse de los inconmensurables registros interpretativos de tan insigne actor y centrarse en las comedias televisivas sin fondo ni argumento).
Más acertado que el uso habitual de este término es la definición que da el DRAE (‘selección de actores o modelos publicitarios para una determinada actuación’).
Por otro lado, era inevitable que, a partir de la tercera acepción de “audición” en el DRAE (‘prueba que se hace a un cantante, a un músico, etc., para valorar sus cualidades’), se formara el verbo “audicionar”, de uso habitual entre músicos y cantantes.

No hay comentarios: