lunes, 11 de mayo de 2009

Bushman (/ˈbʊʃmən/)


Prueba fehaciente de cómo no sólo la televisión atonta a las masas, sino que la mayoría de programas de televisión (y, por ende, sus creadores) son bastante estúpidos.
La lengua afrikáans dio el nombre de “boschjesman” (hombre del bosque) a los individuos de una tribu situada al norte de la región del Cabo, genéticamente similares a los primeros grupos que abandonaron África para colonizar el resto del mundo y caracterizados por tratarse de una sociedad neolítica de cazadores-recolectores que habla una lengua joisana (peculiar por incorporar chasquidos con la lengua). Existen tribus similares en Botswana, Namibia, Angola, Zambia, Zimbabwe y Camerún. El término “boschjesman” se tradujo al inglés como “bushman” (hombre de los arbustos o matorrales) y al castellano como “bosquimán” o “bosquimano”.
Naturalmente, poco les importa a los productores de Cuatro que “bushman” no sea ni el término original ni el vocablo castellano, cuando en su reality “Perdidos en la Tribu”, que consiste en enviar a varias familias españolas a convivir con diversas tribus de otras culturas, denominan “los bushman” (a modo de “Los Simpson”) a una tribu de “bosquimanos” de Namibia que se ven obligados a sufrir el etnocentrismo de la familia Molina.
Aprovecho la ocasión para recomendar el estupendo y divertidísimo libro El Antropólogo Inocente, de Nigel Barley.

No hay comentarios: