martes, 24 de marzo de 2009

Aplicar / aplicación


En castellano, “aplicar” significa “emplear”, “usar”, “destinar”, “utilizar”, “dedicar”, “aprovechar”, “valerse”, “designar”, “administrar”, “manejar”. En inglés existe el verbo “to apply” (/ə'plaɪ/), con todos esos significados cuando se utiliza como transitivo, pero también con otros si se usa como intransitivo: “ser pertinente”, “ser aplicable (a)”, “referirse a”, “presentarse (a un trabajo, entrevista, audición, etc.)”, “dirigirse a (alguien)”, “acudir a (alguien)”, “solicitar”, “pedir”. El problema es que estos últimos verbos no les parecen apropiados a aquellos que están empeñados en destrozar nuestra lengua, y se empeñan en utilizar frases como «táchese lo que no “aplique”» (en vez de «táchese lo que no “proceda”») o «entregué una “aplicación” para el trabajo, pero aún no me han llamado» (en vez de “solicitud”), e incluso «“aplicar” una forma para un excuse me de trabajo” (“presentar” un formulario para un permiso de trabajo) o «me haces fill out la “aplicación”» («me rellenas la “solicitud”»).

No hay comentarios: