viernes, 26 de enero de 2018

Entrenamiento vocacional


En nuestra sociedad cosmopaleta ya no aprendemos, sino que hacemos o recibimos “learning” (/ˈlɜːnɪŋ/): “e-learning” si es a distancia o por internet, “blended learning” si conjugamos la formación a distancia con la presencial, “in-company training” si se trata de un curso hecho impartido en las instalaciones del cliente a la medida de sus necesidades. Del mismo modo, estas actividades ya no se denominan “formación”, “adiestramiento”, “educación”, “instrucción” ni “enseñanza”, sino “training” /ˈtreɪnɪŋ/ (“outdoor training” si se refiere a actividades didácticas realizadas fuera de la empresa, especialmente si se enfocan de una manera lúdica), “coaching” (/ˈkəʊtʃɪŋ/) o “mentoring” /ˈmɛntərɪŋ/ (“tutelaje” o “asesoría”).
Así, quienes prefieren decir “training” antes que “formación” terminan confundiendo ésta con “entrenamiento” y se inventan expresiones como “entrenamiento vocacional” para conceptos como “formación profesional”, “capacitación profesional”, “educación profesional”, “formación para el trabajo”, “educación para el trabajo”, “clases prácticas” o “residencia [para futuros médicos]”.

No hay comentarios: