viernes, 27 de enero de 2017

Entretenimiento


Esta palabra nos ha llegado del francés en dos “oleadas” diferentes no demasiado separadas en el tiempo. La primera a finales del siglo XVI como calco de “entretien” (/ɑ̃tʀətjɛ̃/), empleada en Francia desde el siglo XII con el sentido de “mantenimiento”, “conservación”, “sostenimiento” (del latín “inter”, “entre”, y “tenere”, “tener”). La segunda, en el siglo XVII, se desvió primero hacia Inglaterra y nos llegó del inglés como calco de “entertainment” /ˌɛntəˈteɪnmənt/ (“entretenimiento”, “diversión”, “espectáculo”).
De ahí que, si bien el sentido con el que utilizamos este término sea comúnmente el inglés (Diccionario Clave: ‘Diversión o distracción con la que alguien pasa el tiempo’, ‘Lo que sirve para divertirse’), también podamos encontrar el francés en muchos diccionarios, como el María Moliner (‘Acción de sostener una cosa en actividad o en uso’, ‘Conjunto de cuidados necesarios para que algo se mantenga o siga funcionando con normalidad’) o el DLE (‘Mantenimiento o conservación de alguien o algo’).
Así, podemos encontrar traducciones del francés que pueden llevar a confusión, como por ejemplo las guías de “entretenimiento” de algún coche (cuando en español lo habitual sería denominarlo “mantenimiento”).

No hay comentarios: