viernes, 4 de noviembre de 2016

Excuse me?



Me encontraba en un sitio muy pintoresco de la ciudad tomándome un café cuando entró una señora que se acercó a pedir en el mostrador. Tras unos minutos, le dijo a la dependienta que quería una galleta de chocolate y un batido. La dependienta la miró con cara extrañada y le preguntó que si se refería a la cookie de chocolate y al smoothie verde. Yo no pude evitar sorprenderme, la dependienta parecía casi indignada; pero más me sorprendió la respuesta de la señora: «¿y no son lo mismo?» Y tenía toda la razón: son lo mismo. Pero hoy en día nos creemos más cool por usar ese tipo de palabras. Y es que están muy bien los anglicismos y todo eso, pero ¿hasta qué punto lo estamos llevando?

No hay comentarios: