miércoles, 14 de septiembre de 2016

Impacto


Sus acepciones tradicionales (‘choque de un proyectil o de otro objeto contra algo o alguien’, ‘huella o señal que deja dicho choque’, ‘efecto de una fuerza aplicada bruscamente’) provienen del latín tardío “impactus” (in–, “hacia el interior”, y –pactum, raíz del verbo “pangere”, que significa “clavar”).
Las acepciones más modernas (‘golpe emocional producido por un acontecimiento o una noticia desconcertantes’, ‘efecto producido en la opinión pública por un acontecimiento, una disposición de la autoridad, una noticia, una catástrofe, etc.’), además de las expresiones “impacto ambiental” o “impacto medioambiental” (‘conjunto de posibles efectos sobre el medio ambiente de una modificación del entorno natural, como consecuencia de obras u otras actividades’) son un calco del inglés “impact” (/ˈɪmpækt/), por lo que en esos contextos es preferible optar por otras traducciones más correctas de dicho anglicismo, tales como “impresión”, “efecto”, “repercusión” o “consecuencia”.

No hay comentarios: