lunes, 6 de junio de 2016

Kaputt (/kaˈpʊt/)


Adjetivo coloquial del idioma alemán que comenzó a utilizarse en la Guerra de los Treinta Años en la jerga de los juegos de cartas para referirse al hecho de perder todas las bazas. El origen más probable es el vocablo francés “capot” (/kapo/), también utilizado en los naipes (“faire capot”, “être capot”) para designar la pérdida de todas las bazas, adaptado al alemán como “kaputt machen”; por supuesto, también sería posible lo opuesto, es decir, que el francés tomara la expresión del alemán para formar el verbo “capoter” /kapɔte/ (“fracasar”, “irse al garete”).
En español se utiliza para indicar que alguien “está muerto” o que algo o alguien “está acabado” («estoy kaputt»). Las equivalencias o las situaciones en las cuales se utiliza equivalen a ‘estropeado, echado a perder, roto, sanseacabó’, como por ejemplo para los aparatos que no funcionan o están dañados: «están kaputt».
Como nos explica D. Roberto Guzmán, de la Academia Dominicana de la Lengua, cada lengua que recibe este tipo de palabras extranjeras imprime el matiz que cree conveniente en el uso propio y no hay que sorprenderse de que se emplee el extranjerismo con visos particulares o significados disímiles. Así, en inglés entienden que se utiliza para indicar que alguien ha sido derrotado o que algo ha resultado destruido, ha cesado de funcionar, ya no tiene uso o está inservible. En el Dictionary of foreign terms de Pei y Ramondino asientan que aplicado a persona vale por ‘acabado, muerto’, como en las expresiones “dar kaputt” o “poner kaputt”, con los significados de ‘derrotar definitivamente’, ‘dejar fuera de combate’ o ‘matar’.

No hay comentarios: