jueves, 1 de octubre de 2015

Personas de edad y personas mayores



Como cada año desde 1991, las Naciones Unidas celebran hoy jueves, 1 de octubre, el Día Mundial de las Personas de Edad, que la Organización Mundial de la Salud prefiere llamar Día Mundial de las Personas Mayores y yo me pregunto si no deberíamos llamar más bien Día Mundial de los Ancianos.
En todos los idiomas abundan los eufemismos para referirse a las personas que han cumplido ya los 65 años, pero no entiendo bien por qué. ¿Qué tiene de malo o de vergonzoso o de ocultable el hecho de haber cumplido muchos años y haber ido acumulando conocimientos, experiencias y vivencias?
En nuestra lengua, por ejemplo, no me convencen nada —especialmente en los textos científicos— la mayoría de los eufemismos de moda: *las personas de edad* (¿de edad?, ¿de qué edad?, porque yo diría que todas las personas tenemos edad, desde los niños de pecho hasta los nonagenarios; en todo caso, habría que especificar por lo menos que se trata de «personas de edad avanzada», pues no es lo mismo la edad a secas que la edad avanzada), *los mayores* (¿mayores que quién?; para un niño, por ejemplo, «los mayores» son los padres y casi cualquiera que tenga más de veintipocos, y en una guardería «los mayores» tienen 4 años) y *la tercera edad* (empiezo a contar y a mí me salen más de tres edades: la lactancia, la niñez, la adolescencia, la juventud, la edad madura o adulta y la ancianidad, como mínimo).
De las denominaciones tradicionales, es cierto que la palabra ‘viejo’ se ha cargado de connotaciones peyorativas en la sociedad actual, pero no veo motivos para rehuir el uso de anciano. Elevo desde aquí una petición a la Asamblea General de las Naciones Unidas: ¿no les parece que, al menos en español, convendría rebautizar el Día Mundial de las Personas de Edad como Día Mundial de los Ancianos?

No hay comentarios: