miércoles, 4 de febrero de 2015

Otros palabros (XL): Embite / Embiste


Extrañas mezclas entre “embestida” (‘acción y efecto de embestir’), “envite” (‘en algunos juegos de naipes y otros, apuesta que se hace parando, además de los tantos ordinarios, cierta cantidad a un lance o suerte’, ‘ofrecimiento de una cosa’, ‘envión, empujón’) y “embate” (‘golpe impetuoso de mar’, ‘acometida impetuosa’), inventadas respectivamente por D. Stanley Johnson (en su artículo “Apuestas ilegales” de la revista XL Semanal del 22 de julio de 2012) y D. José Confuso (en su artículo “Tengo tuit y otras perlas de Rajoy en Salvados” del diario El País del 4 de abril de 2016).
Curiosamente, en el primer artículo mencionado, que versa sobre el bello arte (cultura, tradición, historia, etc.) de las peleas de caballos, tanto “envite” (“apuesta”) como “embate” (“acometida”) tendrían sentido en la frase donde aparece “embite” («el propietario del caballo ganador del “embite” se llevará una buena tajada»).
Además, como si en ese número del semanario se hubiera celebrado un concurso de juegos de palabras que comenzaran por “em-” o “en-”, ocho páginas más adelante D.ª Ixone Díaz Landaluce nos asegura que Michael Caine fue “embestido” caballero por la reina de Inglaterra. Según el DRAE, “embestir” significa ‘ir con ímpetu sobre alguien o sobre algo’ o ‘acometer a alguien pidiéndole limosna o prestado, o bien para inducirle a algo’, mientras que “investir” (seguido de “con” o “de”), que es la palabra que debería haber utilizado, quiere decir ‘conferir una dignidad o cargo importante’.
Por último, en el libro Escuela práctica para padres, de Javier Urra (recomendable, aunque lo sería aún más si pasara por el filtro de un corrector), nos encontramos con la frase «[…] sentir el latido del corazón ante cada “envestida” igual y cambiante del mar contra las rocas […]», quizás un error al traducir del catalán, puesto que en español se escribe “embestida”.

1 comentario:

Marina dijo...

¡Existen las peleas de caballos? No me extraña que la gente del mundillo escriba como escribe...

Un saludo,
Marina