miércoles, 14 de enero de 2015

Otros palabros (XXXVII): Desuscribir / Desinscribir


Otro modo más de complicarse la vida (lo he visto escrito incluso con dos eses y con guión: “dessuscribir” y “des-suscribir”). ¿Para qué liarse con neologismos que, si bien no están mal formados desde el punto de vista morfológico, ya que siguen las reglas de derivación por prefijación en castellano, no nos hacen falta?
Los neologismos sólo tienen justificación cuando no hay ningún término para designar algo y los mecanismos internos de la lengua no pueden generarlo. En este caso hay expresiones menos confusas y más elegantes y certeras como “borrar(se)”, “dar(se) de baja”, “desvincular(se)”, “romper”, “separar(se)”, “rectificar”, “desapuntar”, “anular o suspender una suscripción” o “cancelar” (término utilizado en el lenguaje administrativo: cuando se apunta algo en un registro —civil, de la propiedad…—, se “inscribe”; cuando lo inscrito deja de tener valor, se “cancela”), pero nos ciega la necesidad de comprimir los conceptos en una sola palabra, a imagen y semejanza de nuestra idolatrada lengua inglesa. Muchos blandirán el argumento de la brevedad en favor de estos neologismos, sin pararse a pensar que, por ejemplo, “darse de baja” tiene once caracteres, por los trece de “desuscribirse”.

No hay comentarios: