martes, 20 de enero de 2015

Flyboard (/flaɪ'bɔːd/)


En el año 2011, a un tal Franky Zapata se le ocurrió la idea de conectar una tabla de madera y una manguera a la parte trasera de su moto de agua, consiguiendo como resultado propulsarse y ascender varios metros sobre el agua. Más adelante patentó la invención y, lo que hoy en día es mucho más importante, colgó un vídeo de demostración en YouTube que en una semana consiguió cuatro millones de visitas y que su teléfono se colapsara de llamadas de personas interesadas en su invento.
En menos de un año, España ya contaba con un distribuidor (que define el producto como ‘una tabla de snowboard de la que salen dos chorros de agua a gran potencia gracias a un sistema de cojinetes que van conectados a una manguera que se engancha al tubo de escape de una moto de agua’) y el nuevo deporte acuático se popularizaba en las playas más chic entre las celebrities más cool. Además, se celebró el primer campeonato mundial en, cómo no, Qatar, nueva sede oficial de los campeonatos del mundo de cualquier deporte y modelo internacional de trato ético a los trabajadores. También se ha solicitado que sea disciplina olímpica en los Juegos de 2020 de Madrid (perdón, Tokio).

No hay comentarios: