jueves, 18 de diciembre de 2014

“Colofón”, mejor que “colofón final”



La expresión “colofón final” es redundante, pues en la definición de “colofón” (‘remate, final de un proceso’) ya queda incluida de manera explícita la condición de “final”.
Es bastante habitual, sin embargo, encontrarse con frases en los medios de comunicación en las que se usa este añadido superfluo: «El chorro de voz de la soprano estadounidense ha servido de preludio para el “colofón final” de la balada», «La competición de élite masculina será el “colofón final” a unos mundiales llenos de ciclismo» o «Pondrá el “colofón final” un anillamiento científico de aves».
En todos estos ejemplos habría bastado con escribir “colofón”, término que por sí solo ya expresa con rotundidad el “final” de un proceso, su “culminación”.
Por último, conviene recordar que la primera acepción de “colofón”, y así lo recogen la mayoría de los diccionarios, incluyendo el Diccionario de la lengua española, es la de ‘anotación al final de los libros, que indica el nombre del impresor y el lugar y fecha de la impresión, o alguna de estas circunstancias’.

No hay comentarios: