miércoles, 5 de noviembre de 2014

Otros palabros (XXIX): Cuenteada


El verbo “cuentear” existe como tal y está registrado en varios diccionarios, entre ellos el DRAE, que lo define como ‘engañar, convencer con falsos rumores’.
El problema viene cuando a alguien se le ocurre buscar un nombre chocante para hacer resaltar algún tipo de información. Así, el estupendo Museo del Libro Fadrique de Basilea de la ciudad de Burgos programaba a finales del año 2012 unas supuestas “visitas cuenteadas”, es decir, según sus palabras, «pasadas por el filtro de “La Poesía es un Cuento”». Sin embargo, lo que realmente son dichas visitas es “contadas” (de “contar” —‘referir un suceso, sea verdadero o fabuloso’—, de donde deriva también “cuento”), no “cuenteadas” (de “cuentear”), a no ser que lo responsables de dicho museo pretendieran “engañar” o “convencer con falsos rumores” a sus visitantes. Un error parecido se popularizó cuando Bush II tan limpiamente ganó las elecciones presidenciales de los EE. UU. en el año 2000 tras el famoso “recuento” de Florida, cuando un redactor de Internacional de un diario titulaba: «Se repite el “cuenteo” en Florida», cuando en todo caso debió decir “conteo” (‘acción y efecto de contar’).

No hay comentarios: