martes, 23 de septiembre de 2014

Otros palabros (XXV): Conveniar


La primera vez que escuché esta palabra fue en boca de Cristóbal “no tengo remedio” Montoro en una de sus magníficamente crípticas alocuciones: «estamos hablando de “conveniar” y esos “convenios” no van a ser como los actuales: “convenios” que se “convenian” y después, cuando no hay dinero por parte de la Comunidad Autónoma, se retira el dinero y permanece el “convenio”». Pues eso, que el convenio está conveniado. ¿Quién lo desconveniará? El desconveniador que lo desconvenie buen desconveniador será.
Ya en el año 2010, más de dos años antes, la Fundéu respondía a una consulta sobre este término indicando que «la palabra “conveniar” existe, por cuanto se usa y está bien formada. No obstante, todavía no figura en los diccionarios y es probable que haya personas que no la entiendan bien, de modo que es preferible no usarla en contextos donde la precisión es importante.» Tres años más tarde y unos meses después de que nuestro nunca bien ponderado ministro sentara cátedra en el asunto, la misma Fundéu dedicaba una de sus recomendaciones al palabro que hoy nos ocupa: «el verbo “conveniar”, derivado de “convenio”, está bien formado en español, por analogía con otros verbos surgidos a partir de sustantivos terminados en -nio, como “ingeniar”, de “ingenio”, o “testimoniar”, de “testimonio”. A pesar de que la mayoría de los diccionarios aún no recogen el verbo “conveniar”, sí lo hace el Diccionario de americanismos de la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale), que lo define como ‘acordar mediante convenio algo’.»
En efecto, se trata de un americanismo empleado en Cuba y Nicaragua. En otros países suele utilizarse la perífrasis “acordar mediante convenio” o bien verbos como “acordar”, “concertar”, “firmar”, “pactar” o “convenir”, que pueden funcionar como sinónimos en la mayoría de los contextos, haciendo innecesario recurrir al neologismo.

No hay comentarios: