jueves, 24 de julio de 2014

Departir


La etimología revela que dos palabras tan diferentes semánticamente como el inglés “depart” /dɪˈpɑːt/ (“partir”, “irse”, “marcharse”, “salir”) y el español “departir” (‘hablar, conversar’) comparten un origen común.
Esa oposición semántica puede aclararse consultando un diccionario de latín. El verbo “dispertĭre” se formó añadiendo el prefijo “dis–” (“alejamiento”) al verbo “partĭre” (“separar”, “dividir”), que proviene del sustantivo de la tercera declinación “pars, partis” y puede significar tanto “parte”, “porción” como “partido”, “bando”, “facción” o “lugar”, “región”. Así, la naturaleza polisémica de “pars” es el elemento que salva la distancia entre los significados español e inglés. De este modo, “to depart” quiere decir “separar lugares”, es decir, dejar un lugar para irse a otro. Por otra parte, “departir” significa “lado” o “bando”; de hecho, una conversación puede interpretarse metafóricamente como ir de un lado a otro: el hablante y el oyente intercambian sus papeles, las ideas se expresan y se comprenden.
Es curioso cómo los hablantes modelan cada término. En este caso, ambos descienden de la misma raíz latina —y por consiguiente del mismo significado—, pero los han separado semánticamente, convirtiéndolos en falsos amigos.

No hay comentarios: