martes, 15 de julio de 2014

Bunkering (/ˈbʌŋkərɪŋ/)


Voz inglesa que se utiliza cada vez más en lugar del español “petroleo” (de “petrolear”: ‘dicho de un buque: abastecerse de petróleo’) para designar el ‘trasvase entre barcos’, ‘repostaje en el mar’, ‘repostaje en fondeo’ o ‘trasbordo de fuel’, es decir, el “abastecimiento”, “aprovisionamiento”, “provisión”, “carga”, “repostaje”, “suministro”, “toma” o “trasbordo” de hidrocarburos, petróleo o combustible en el mar de barco a barco por medio de “gasolineras flotantes”, “barcos gasolinera” o “buques gasolinera”.
No obstante, por mucho que nos obstinemos el buscar la traducción más precisa posible, la definición de “bunkering” en inglés (por ejemplo, la del Merriam-Webster) es ‘llenar el depósito de un barco con carbón o petróleo’, es decir, “petrolear”.
Otra traducción alternativa podría ser “repostaje sucio”, que añade el matiz peyorativo del notable riesgo de vertidos contaminantes que entraña esta práctica, además del hecho de que en muchas ocasiones se lleve a cabo en aguas internacionales para evadir las imposiciones tributarias que gravan los carburantes (como se denunció en agosto de 2013 por las actividades ilícitas de Gibraltar en el Estrecho).
Como detalla Josefa Alvarado Valero en el número 134 de la revista Puntoycoma, además del “trasvase” de combustible, el anglicismo “bunkering” designa también su “robo”. De hecho, las primeras apariciones de este préstamo en la prensa española, que datan de mediados de los años ochenta, se refieren precisamente al “robo” y al “tráfico” de combustible desde barcazas. Para recoger esta segunda acepción cabrían alternativas como “apropiación de petróleo”, “robo por trasvase” o “trasvase ilegal”.

No hay comentarios: