viernes, 6 de junio de 2014

High diving (/haɪˈdaɪvɪŋ/)


A partir del adjetivo “high” /haɪ/ (“alto”) y el verbo “to dive” /daɪv/ (“zambullirse”, “tirarse al agua de cabeza”), se forma el nombre de esta disciplina englobada dentro del deporte de la natación. En castellano existen denominaciones preferibles al extranjerismo crudo como “saltos [de trampolín] de gran altura” o “clavado”.
Se trata de una variante del salto de trampolín que se hace desde acantilados o plataformas de alturas que varían entre los 23 y los 28 metros para los hombres y los 18 y 23 para las mujeres. Los saltadores pueden alcanzar los 100 kilómetros por hora en los aproximadamente tres segundos que les lleva alcanzar el agua.

No hay comentarios: