viernes, 27 de junio de 2014

Brebaje

 

Si bien tanto el español “brebaje” como el ingles “beverage” /ˈbevərɪdʒ/ designan una “bebida”, el término “beverage” se refiere en concreto a ‘una bebida que no sea agua’ (“alcoholic beverage”, por ejemplo) y se utiliza principalmente en contextos comerciales. Por el contrario, “brebaje” tiene un matiz peyorativo, ya que se refiere a una bebida cuyos ingredientes son ‘desagradables al paladar’ (DRAE) o que tiene ‘mal aspecto o mal sabor’ (Clave).
Tanto “beverage” como “brebaje” provienen del francés antiguo “bevrage” (actualmente “breuvage” /bʀœvaʒ/: “pócima”, “brebaje”, “bebida sin alcohol”), que a su vez se formó a partir del verbo latino “biběre” (“beber”), añadiéndole el sufijo –age. Así, se podría concluir que ambos vocablos han experimentado un ligero y misterioso cambio de significado con el paso del tiempo, reduciéndose el concepto en español (de “bebida” en general al matiz peyorativo de hoy en día) y ampliándose en inglés, dado que la primera acepción de “beberage” data del año 1325 y era sinónimo de “licor” (sin ningún empeoramiento de su significado con respecto a su origen latino).
Según Corominas, la metátesis que se produjo en español de “bevr” a “bre” fue causada por la influencia de la palabra “brebajo” (‘refresco que se da al ganado, cuando los animales son pequeños, para irles acostumbrando al pienso y a las bellotas’). Más adelante, la similitud entre “brebajo” y “brebaje” hizo que ésta adoptara el matiz peyorativo de aquélla (nótese cómo el sufijo –ajo suele tener una connotación despectiva en español, como en “yerbajo”, “espantajo” o “pingajo” —por no hablar de “trabajo”—), hasta llegar a nuestros días, cuando “brebajo” se ha convertido en sinónimo de “brebaje”.

No hay comentarios: