jueves, 15 de mayo de 2014

Parafernalia


Palabra que ha invadido poco a poco el léxico hispano, pese a que no comparte la misma definición en inglés y en español. Mientras que la acepción que le reconoce y le asigna la RAE es: ‘conjunto de usos habituales en determinados actos o ceremonias, y de objetos que en ellos se emplean’, el significado inglés “paraphernalia” (/ˈpærəfəˈneɪlɪə/) es más amplio: ‘lote de pequeños objetos que pertenecen a alguien o, se necesitan para una actividad particular’ («la “parafernalia” para acampar», «toda la “parafernalia” de uso de la burocracia», «perdido entre tanta “parafernalia” militar»).
El vocablo procede del griego “παράφερνα” (“παρά” —“pará”: ‘junto a, al margen de’— y “φερνα” —“ferna”: ‘dote matrimonial’—). En la Roma Antigua designaba los bienes que la mujer conservaba como propios después del matrimonio (“parafernalia bona”), en oposición a los “bienes dotales”, que eran los aportados en la dote, significado que se ha mantenido en el lenguaje jurídico según el Derecho Romano.
Como explica D. Roberto Guzmán, de la Academia Dominicana de la Lengua, «el sentido de la palabra en inglés es más lato que el del español. En español tiene un sentido más restringido». Mientras que en español la “parafernalia” es, por ejemplo el ‘conjunto de objetos que se utilizan en un rito de sacrificio de animales para saciar a los dioses’ (indumentaria, adminículos y objetos usados durante la ceremonia), en inglés cualquier equipamiento o accesorio podría calificarse como “paraphernalia”. La Fundéu recomienda, con este uso, utilizar los términos españoles “utillaje”, “utensilios”, “artilugios” o “adminículos”.

No hay comentarios: