miércoles, 15 de enero de 2014

¿Honorífico, honorario o de honor?



“Presidente honorario” o “presidente de honor”, mejor que “presidente honorífico”, son las formas adecuadas de referirse al ‘presidente de una compañía o institución que tiene los honores de ese cargo, pero no su poder ejecutivo’.
El Diccionario académico señala que “honorario”, referido a una persona, es ‘que tiene los honores pero no la propiedad de una dignidad o empleo’, mientras que “honorífico” lo define como ‘que da honor’.
De este modo, si bien es cierto que un “presidente honorario” ostenta un título “honorífico”, pues el cargo le confiere honores a su titular, no por ello diremos que la persona que lo desempeña —el presidente— es “honorífica”, sino “honoraria”.

No hay comentarios: