jueves, 9 de enero de 2014

Astroturfing (/ˈæstrət3ːfɪŋ/)


Aunque se trata de una práctica tan antigua como las relaciones públicas o la política (“intoxicar”: ‘dar un exceso de información manipulada con el fin de crear un estado de opinión propicio a ciertos fines’), el término “astroturfing” (también denominado en ocasiones “crowdturfing” si se lleva a cabo en Internet) sí es relativamente nuevo. Se utiliza para referirse al intento de promoción de una idea, producto o proyecto mediante el uso de identidades falsas (o incluso la compra de seguidores en las redes sociales, como hizo recientemente “Vomistar” para lavar su imagen tras la denuncia de un despido improcedente, o como es práctica habitual en artistas de reconocida calidad como Justin Bieber o Lady Gaga) en foros, listas de correo o comentarios en bitácoras que parecen apoyarla (o también en ocasiones desprestigiarla o contaminar la imagen de la competencia a modo de trol) como si fueran auténticas y espontáneas expresiones populares. El término tiene su origen en “Astroturf™”, una marca de césped artificial popular en los campos de fútbol americano, haciendo un curioso símil relativo a la falta de autenticidad de quien hace “astroturfing”, que es más falso que el césped de plástico. Las personas que llevan a cabo estas acciones, se llaman “astroturfers” o “intoxicadores”.
Otra versión sería el “astroturfing periodístico”: como los periodistas suelen obtener información e investigar en Internet, no es difícil que resulten engañados si no corroboran con fuentes verídicas las historias que encuentran. Además, una vez que un medio importante ha publicado una noticia falsa, es muy factible que otros medios la reproduzcan. La lista de noticias falsas que han alcanzado a los medios periodísticos y difusión mundial es sorprendente, y continuamente siguen apareciendo nuevos casos.
El “astroturfing” está basado en leyes psicológicas como la “prueba social” (los individuos tendemos a considerar válido un argumento cuando otros ya lo han aceptado) o la “espiral del silencio” (estamos más predispuestos a expresar una idea cuando sabemos que es mayoritaria, y a mantenernos en silencio cuando sabemos o percibimos que es minoritaria), de las cuales se aprovechan empresas como Google Local, Yelp o CitySearch para escribir reseñas falsas en Internet con el objetivo de manipular a los consumidores, que en general consideran dichas reseñas más creíbles que la publicidad.
Ejemplo de oferta de “trabajo” publicada por una empresa de SEO (“Search Engine Optimization” o “mejora del posicionamiento en buscadores”): «Necesitamos una persona que pueda enviar múltiples críticas positivas a los principales sitios de la revisión (sic). Ejemplo: Google Maps, Yelp, Citysearch. Debe ser de diferentes direcciones IP. Los comentarios serán sólo unas cuantas oraciones. Debe contar con algunos conocimientos sobre cómo funcionan los filtros Yelp. La experiencia previa es un valor añadido, somos una empresa de marketing».

No hay comentarios: