martes, 19 de noviembre de 2013

Off-label (/ɒf'leɪbəl/)


Término anglosajón, muy utilizado por la FDA (Food and Drug Administration) de los EE. UU. para referirse al hecho de emplear un medicamento de venta libre para obtener un efecto diferente para el que fue inicialmente concebido y aceptado, tanto por la comunidad médica como por la autoridad sanitaria (como por ejemplo el uso de la toxina botulínica —“bótox”— con fines cosméticos, cuando sus aplicaciones inciales eran muy diferentes, o el de la aspirina para la prevención de enfermedades cardíacas). En castellano podríamos utilizar alternativas como “fuera de las indicaciones terapéuticas aprobadas”, “indicación no habitual/oficial”, “uso no autorizado”, “uso alternativo” o “uso fuera de lo indicado en el prospecto”, aunque la más común es la traducción literal “fuera de etiqueta”, errónea desde el punto de vista de que en este caso “label” no se refiere a ninguna “etiqueta”, sino al “prospecto” o las “indicaciones”.

No hay comentarios: