jueves, 14 de noviembre de 2013

Línea roja


Calco del inglés “red line” (/redlaɪn/) cuyo uso se ha generalizado en español para señalar los límites de una acción o decisión y expresar aquello que se considera inaceptable y que no se puede traspasar. Hay otras alternativas más adecuadas como “límite”, “raya”, “tope”, “puntos innegociables” o, según el caso, “máximo” y “mínimo”.
Conviene señalar, tal como hace la Fundéu, que la “línea roja” no la establece aquello que es factible, que se considera válido o que no entraña peligro (es decir, aquello que claramente queda antes de la “línea roja”), sino lo que no se puede sobrepasar. Así, en lugar de «La “línea roja” del Gobierno es no enviar tropas de combate» habría sido más apropiado «La “línea roja” del Gobierno es el envío de tropas de combate», pues esta acción marca el comienzo de lo que no se quiere hacer; sí es apropiado en cambio «Mourinho cruza otra “línea roja” al dejar en el banquillo a Iker Casillas», pues no sacar a Casillas es el punto que ya se considera inaceptable.

No hay comentarios: