jueves, 14 de noviembre de 2013

Carpooling (/kɑːʳpuːlɪɳ/) / Carsharing (/kɑːʳʃɛəʳɪɳ/)


De “car” (“coche”, “automóvil”) y el verbo “to pool” (“juntar”, “poner en común”) se forma el término “carpooling” (también “driving carpool” o “ridesharing” —de “ride” /raɪd/, “viaje”, y “share” /'ʃeə(r)/, “compartir”—) o “viaje en coche compartido”, práctica que consiste en que diversas personas se pongan de acuerdo para repartir gastos y compartir coche, tanto para viajes periódicos como para trayectos puntuales, de tal modo que se reduzca la congestión de tránsito en las grandes ciudades y se faciliten los desplazamientos a personas que no dispongan de vehículo propio; además, al reducirse el número de coches en las carreteras, supone una notable disminución de emisiones contaminantes.
Como bien indica la Fundéu, «Para referirse a esta práctica de ir varias personas en un mismo vehículo pagando los gastos entre todos, en español se ha usado tradicionalmente la expresión “compartir vehículo”. No hay necesidad de inventar palabras ni de incorporar extranjerismos por el hecho de que quienes viajan en el mismo vehículo sean desconocidos que se han puesto en contacto mediante determinadas páginas o aplicaciones informáticas. Sí es adecuado emplear “Carpooling”, no obstante, cuando se haga referencia específicamente a la compañía que tiene este nombre propio.»
No debe confundirse la práctica del “vehículo compartido” con la del “carsharing” (sistemas que ponen a disposición de potenciales usuarios vehículos que se pueden usar por horas y que están disponibles en múltiples puntos de una ciudad), denominación inglesa que en español tiene las alternativas “préstamo de vehículos” (diferente del “alquiler de vehículos”, aplicado al modelo tradicional por días) y “uso temporal de vehículos”. Esta práctica consiste en que una empresa, cooperativa o comunidad mantiene una flota de coches y se hace cargo de su mantenimiento y de la coordinación del servicio, mientras el usuario paga una cuota (fija, por horas o por kilómetros) por utilizar uno de los vehículos. De ese modo, se ahorra energía, se reduce el impacto medioambiental y se recortan los gastos para cada usuario.

No hay comentarios: