martes, 8 de octubre de 2013

Nominar / Nominación / Nominado


Del latín “nomināre” (de donde también procede “nombrar”), “nominar” significa ‘dar nombre a una persona o cosa’, “llamar”, “denominar”, “designar”, “proponer”, “presentar”, “proclamar”, “aludir”, “mencionar”, “enumerar”, “bautizar”, “titular”, “apellidar”, “calificar”, “apodar”. En España no nos hemos conformado con copiar al pie de la letra la ceremonia de los premios “Óscar” para nuestros “Goya”, sino que hemos ido más allá con una traducción calcada de su vocabulario típico.
Los miembros de la Academia de Hollywood “proponen” (“to nominate” /'nɒmɪneɪt/: ‘designar a alguien como candidato para una elección o nombramiento, proponerlo para un cargo’) a varios “candidatos” (“nominees” /nɒmɪ'nɪ:/), de entre los cuales, el día de la ceremonia de entrega de “la preciada estatuilla”, “nominan” (ahora sí) a un ganador para cada categoría; aquí, en vez de utilizar las palabras “proponer” y “candidato” (u otras similares), hemos preferido pegar una patada al diccionario y decir “nominar” (cuando no toca) y “nominado”.
Así, a fuerza de patadas, el DRAE ha terminado incluyendo esta acepción anglicada en su definición de “nominar”: ‘dar nombre a alguien o algo’; ‘designar a alguien para un cargo o cometido’; ‘presentar o proponer a alguien para un premio’. Menos mal que el Instituto Cervantes, en su Museo de los horrores, enmienda la plana: «El uso de “nominar” como ‘proponer un candidato’ o el de “nominación” como “candidatura” han de ser considerados como anglicismos».
Además, a raíz de su uso incorrecto en ciertos programas de telerrealidad, el calco “nominar” también ha adquirido la connotación de “castigar”, “rechazar” o “expulsar”.
Tal como está la democracia por estos pagos, no me va a sorprender nada el día que me digan que tal o cual politicastro ha sido “nominado” para la presidencia o, peor aún, “nominado como candidato”.

No hay comentarios: