miércoles, 31 de julio de 2013

Negociar (una curva)


“Negociar”, en castellano, tiene las siguientes acepciones: ‘ajustar el traspaso, cesión o endoso de un vale, de un efecto o de una letra’; ‘descontar valores’; ‘tratar y comerciar, comprando y vendiendo o cambiando géneros, mercancías o valores para aumentar el caudal’; ‘tratar asuntos públicos o privados procurando su mejor logro’; ‘tratar por la vía diplomática, de potencia a potencia, un asunto, como un tratado de alianza, de comercio, etc.’ La expresión “negociar una curva”, utilizada frecuentemente en el mundo del motociclismo, no se corresponde con ninguna de ellas, sino que es un anglicismo (“negotiate” /nɪ'gəʊʃɪeɪt/: “sortear”, “salvar”, “superar”) y galicismo (“négocier” /negƆsje/: “sortear”) para la acción de tomar una curva difícil que presenta riesgos y en la que el motorista ha de tener especial cuidado. En español es “sortear una curva”, según la tercera acepción de “sortear” en el Diccionario académico, que es ‘evitar con maña o eludir un compromiso, conflicto, riesgo o dificultad’, o simplemente “tomar” o “coger” una curva, aunque son estos últimos verbos se pierde la connotación de dificultad o riesgo.


También es típico de la jerga del motociclismo el verbo “curvear” (que no “curvar”: ‘encorvar’, ‘doblar y torcer algo poniéndolo corvo’) con sentido parecido al caso anterior, es decir, “tomar/coger una curva”. Incluso hay un grupo en una red social bajo el nombre “Salir a ‘curvear’ con la moto”.

No hay comentarios: