jueves, 2 de mayo de 2013

Mix (/mɪks/)


Además de los “mix” y “remix” musicales de toda la vida, hoy en día para hablar de la combinación de las diferentes fuentes de energía que cubren el suministro eléctrico de un país, no se habla de “combinación energética”, “surtido energético” o “matriz energética”, entre otras formas, sino de “mix [energético]”. Es comprensible que, para ladrar vacuidades como «España necesita un “mix” energético equilibrado y variable», sea necesario el uso de un barbarismo.
Por si con “mix” no fuera suficiente para quienes se empecinan en condenar al ostracismo a palabras de toda la vida como “mezcla”, “combinación”, “mezcolanza”, “amalgama”, “amasijo”, “revoltijo” o “aglomerado” (e incluso “mixtura”, si uno no puede resistir la imperiosa necesidad de utilizar un término parejo al utilizado en el Imperio o que suponga algún tipo de onomatopeya), enciendo la televisión y la inefable Mariló Montero, en la sección de cocina de su descacharrante programa de televisión, me encomienda «añadir tales y cuales ingredientes y “mixar” bien», y un poco más tarde, en la sección de economía del NODO (léase telediario de TVE1), un economista (los augures del siglo XXI) nos habla del “mixing” o ‘combinación de métodos o de elementos’, según el diccionario de Manuel Alvar Ezquerra.

No hay comentarios: