viernes, 3 de mayo de 2013

¿“Alimentario” o “alimenticio”?


“Alimenticio” es una formación propia del español, a partir de “alimento” (del latín “alimentum”); el sufijo “-icio” en este caso forma un adjetivo derivado de un sustantivo y significa ‘posibilidad de que se actualice el significado de la raíz’. Por su parte, “alimentario” se tomó directamente del latín “alimentarius”, palabra de uso especialmente jurídico.
Así, “alimenticio” (‘lo que alimenta o tiene la propiedad de alimentar’) siempre tiene un matiz de alimento real, de nutrición, mientras que “alimentario” (‘relativo a los alimentos y a la alimentación’) tiene un sentido más virtual y abstracto: «las naranjas son muy “alimenticias”», «las naranjas son un producto “alimentario”»; «las industrias “alimentarias”», «las comidas “alimenticias”». Por ejemplo, a la bulimia y a la anorexia se las conoce como “trastornos alimentarios” y nadie diría “trastorno alimenticio”. Es decir, que lo “alimenticio” alimenta, pero lo “alimentario” no (por ejemplo, un yogur es “alimenticio”, pero los aditivos con los que nos envenenan —colorantes, saborizantes, endulzantes, conservantes, emulsificantes, etc.— son meramente “alimentarios”).

No hay comentarios: