martes, 26 de marzo de 2013

Diversión


Como bien explica D. Ignacio Aguirre en su imaginativa bitácora Falsos amigos, para el hispanohablante puede ser confuso o incluso peligroso encontrarse con señales de tráfico con las expresiones “diverted traffic” /daɪˈv3:tɪd'træfɪk/ o “diversion” /daɪˈv3:ʃən/ (“desvío [de tráfico]” en ambos casos). Aunque “diversion” en inglés también tiene el sentido de “diversión”, “entretenimiento” o “distracción”, se trata de acepciones secundarias para las que son más comunes otros vocablos como “fun”, “enjoyment”, “amusement” o “entertainment”. Es decir, que las mencionadas señales no indican nada relacionado con “recreos”, “juergas” o “jaranas”, sino un “desvío”.
No obstante, tanto el español “diversión” como el inglés “diversion” tienen su origen en el latín “vertere” (“dar la vuelta”, “girar”, “traducir”, “convertir”). Al añadirle el prefijo “dis–” (“alejamiento”) —sin la ese delante de consonante—, surgió el sustantivo “diversio”, que pasó al francés, y de éste al inglés, con el significado de “girar para alejarse”, “rodear” o “tomar un desvío”. Ya en el siglo XVII, nuestro espíritu latino y la genialidad de Quevedo o Góngora añadieron nuestro matiz de “esparcimiento” y “recreo” a ese “desvío” de la senda ordinaria para salirse de lo cotidiano.

No hay comentarios: