lunes, 18 de febrero de 2013

Mercado de pulgas


Expresión equivalente a “mercadillo” o “rastro”, derivada del francés “marché aux puces” (/maʀʃeopys/). Se trata de un concepto originado en la ciudad de París a finales del siglo XVIII, donde los ropavejeros recogían por la noche los cachivaches y ropa usada que desechaba la gente pudiente y después los vendían en mercados callejeros como el de Saint Ouen que, además de ser el primero de este tipo, en la actualidad se trata de la mayor concentración de tiendas de antigüedades y de segunda mano del mundo, con más de diez millones de visitantes cada año. El uso de la palabra “puce” (“pulga”) se debe a que el concepto de higiene que tenemos hoy en día no se parece demasiado al de hace doscientos años, y menos en una gran ciudad como París, por lo que los compradores solían llevarse a casa auténticas legiones de estos encantadores bichitos junto con sus compras.

No hay comentarios: